top of page

La resiliencia climática es un campo de desigualdad: Nuestro segundo fondo busca cambiar eso.


Año tras año, los efectos del cambio climático se hacen más evidentes en las vidas de millones de personas en todo el mundo. A medida que buscamos adaptarnos y mitigar los acelerados y perturbadores efectos de esta crisis, debemos reconocer que, si bien el cambio climático nos afecta a todos, afecta a algunos grupos más que a otros. Y que, desafortunadamente, los más afectados suelen enfrentarse con barreras sistémicas que no les permiten lograr una mayor resiliencia climática.


Por ejemplo, las comunidades de bajos ingresos en todo el mundo tienden a sufrir la peor parte de los desastres relacionados con el clima, lo que empeora porque dichas comunidades generalmente carecen de los recursos para prepararse, responder y recuperarse adecuadamente de tales eventos.


Inundaciones

Debido a que nuestra estrategia de inversión de impacto se enfoca en mejorar las vidas de las poblaciones de bajos ingresos en América Latina (con un enfoque en Colombia y Perú), reconocemos que, si nuestro enfoque no incorpora una estrategia climática, se estaría perdiendo un catalizador fundamental en el camino hacia la igualdad para las poblaciones de bajos ingresos de la región.


Este blog describe nuestra estrategia climática, explora su relevancia en América Latina y detalla cómo, a través de nuestro segundo fondo recientemente anunciado, invertiremos en soluciones climáticas que contribuyan a la justicia climática para las comunidades de bajos ingresos en la región.


Desafíos y oportunidades de resiliencia climática en América Latina


Solo en América Latina, las proyecciones del Banco Mundial indican que para 2050 podría haber más de 17 millones de migrantes climáticos, además de un aumento del 300% en la pobreza para 2030 debido a los efectos del cambio climático. En Colombia, a partir de 2021, había 3,7 millones de desplazados internos que se encuentran en una condición de especial vulnerabilidad por efectos asociados al clima.


Sin embargo, mantenemos la esperanza, porque de esta creciente crisis ha surgido una ola de innovación climática. Hubo más de 600 inversiones en startups de tecnología climática en América Latina solo en la primera mitad de 2021. También, se ha comprometido un total de USD $50 mil millones (a partir de 2022) para financiamiento climático y verde en América Latina y el Caribe hasta 2026, ayudando financiar proyectos de energía renovable, transporte y uso de la tierra.


En medio de este panorama, ALIVE ve el cambio climático no solo como una crisis ambiental, sino también social. No solo como un riesgo empresarial, sino como una oportunidad, en donde el capital de impacto catalítico tiene un papel importante para ampliar la innovación climática en toda la región.


Abordar la vulnerabilidad climática a través de nuestra estrategia de inversión climática


Las poblaciones de bajos ingresos de la región están y seguirán estando afectadas de manera desproporcionada a medida que los cambios extremos en el clima pongan en riesgo la acumulación de capital físico y humano.


Esos extremos también aumentarán su gasto en atención médica, limitarán la productividad laboral y exacerbarán las dificultades para acceder y/o producir alimentos y agua de calidad.


El segundo fondo de ALIVE invierte en empresas que abordan estos desafíos y más, al mismo tiempo que aplica una lente climática en todos nuestros procesos de inversión; desde la búsqueda de oportunidades de inversión hasta la debida diligencia y el acompañamiento posterior a la inversión.


Nuestro enfoque de inversión se puede dividir en dos categorías principales, mitigación y resiliencia climática.


Mitigación:


Dada su geografía y composición económica, los expertos han llamado a América Latina el hogar de “más reducciones de carbono por dólar invertido que cualquier otra región del mundo”. Nuestras inversiones en mitigación pueden incluir, entre otras, empresas que se enfocan en impactar positiva y directamente a las comunidades de bajos ingresos a través de:


  • Procesos de descarbonización

  • Restauración de ecosistemas

  • Conservación de biodiversidad

  • Automatización y digitalización

  • Economía circular

  • Energía renovable

Resiliencia:

Existe una gran cantidad de oportunidades comerciales para ayudar a las comunidades de bajos ingresos a prepararse, responder y recuperarse de los eventos relacionados con el clima, incluidas, entre otras, las siguientes áreas:


  • Construcción

  • Transporte

  • Foodtech

  • Agricultura climáticamente inteligente

  • Mecanismos para responder de manera eficiente y eficaz a los desastres relacionados con el clima


Las áreas anteriores son solo un ejemplo de los muchos sectores y subsectores que hemos identificado y que tienen un inmenso potencial para generar impactos climáticos positivos en comunidades de bajos ingresos.


Tecnología climática

Capturando no solo la oportunidad de impacto sino también la oportunidad de negocio


También existe una clara oportunidad comercial en la tecnología climática impulsada por la creciente demanda de las partes interesadas, desde los consumidores y los gobiernos hasta los accionistas financieros.


Además, según el Latam Tech Report 2022 de Latitud, se ha demostrado que las tecnologías climáticas tienen “unit economics” competitivos, productos con un mejor desempeño en comparación con otros sectores, y tienden a ser impulsadas por la comunidad con altos efectos de red. Ese mismo informe también señala que debido a que tienden a recibir fondos tanto de dentro como de fuera del mundo de capital de riesgo, es más probable que los inversores en Climate Tech tengan una salida exitosa.


PitchBook estima que para 2027 el mercado de tecnología climática superará el billón de dólares. Según IDB Invests, las inversiones climáticas en América Latina representan una oportunidad de $5 mil millones solo en áreas urbanas.


Aceptando el desafío


Si no incorporáramos una estrategia climática en nuestro enfoque, estaríamos perdiendo una pieza fundamental para enfrentar la desigualdad en la región.


Reconociendo que las comunidades de bajos ingresos en América Latina se ven afectadas de manera desproporcionada por el cambio climático, a través de nuestro segundo fondo esperamos contribuir a cambiar esa realidad, al mismo tiempo que construimos un portafolio de alto rendimiento.


En los próximos meses y años, permanezca atento a nuestros boletines y blogs mientras anunciamos las nuevas inversiones de nuestro segundo fondo y compartimos cómo estas empresas innovadoras están ayudando a construir un futuro más resiliente a los efectos de un clima cambiante para algunas de las comunidades más vulnerables de la región.

Comentarios